Comenta

Comenta
Se produjo un error en este gadget.

12 de enero de 2014

Detrás de nosotros

Hace 20 años México y el mundo se conmocionaron con la aparición pública del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), el 1º de enero de 1994, en el estado de Chiapas, y hablo de la entidad porque no fue un movimiento privativo de San Cristóbal de las Casas, sino que en él estaban representadas todas las etnias de aquel estado. No me ocuparé de los pormenores de esa lucha que inició mucho antes porque otros, quizá más sapientes y experimentados que yo, ya lo habrán hecho. Más bien escudriño en mis libreros y saco de entre mi pequeño acervo un libro que fue mi regalo de cumpleaños en el año 2000. En la portada de color verde y entre hojas de alguna planta se lee el título Detrás de nosotros estamos ustedes, autoría del subcomandante Marcos, editado ese año por Plaza Janés y con prólogo de Eduardo Galeano.
Detrás de nosotros estamos ustedes es un compendio de comunicados, cartas y discursos de Marcos a manera de crónica del zapatismo, el encuentro con la pobreza, los posicionamientos políticos, las simpatías con intelectuales como Carlos Monsiváis o movimientos sociales, la masacre de Acteal perpetrada por un comando paramilitar el 22 de diciembre de 1997. En fin, este libro nos permite un acercamiento a un Marcos político -que siempre lo ha sido- y al líder guerrillero dueño de una prosa poética si hay tiempo para ello, dura si es necesario y siempre en busca de diálogo. Pero también nos permite asomarnos al Marcos que pese al papel protagónico que jugó, tuvo la humildad para ser subcomandante, pues el grado de comandante fue y ha sido para los indígenas a los que el EZLN dio una voz acallada durante siglos de opresión, miseria, hambre y marginación; los ignorados, los esclavizados, los pequeños que juntos se volvieron grandes, los que mediante la lucha zapatista dijeron “aquí estamos, no nos hemos ido, no hemos muerto y aquí seguiremos”.
Entre los comunicados y discursos formales de Marcos, en este libro podemos conocer a dos heterónimos del líder guerrillero: Durito y El Viejo Antonio. El primero, un escarabajo, hace las veces de Pepe Grillo del subcomandante, es el que ha viajado y departido, por ejemplo, con José Saramago y Joaquín Sabina; el que azuza a Marcos para tener más arrojo, el que lo regaña si es necesario, el que lo mismo es pirata que caballero andante. Este personaje representa la voz de los pequeños que no se doblegan, esos que mediante la lucha ponen a temblar las más sólidas estructuras del neoliberalismo.
“El tiempo está a favor de los pequeños”, dice la canción de Silvio Rodríguez y Don Durito de la Lacandona lo sabe y lo pone de manifiesto. Es por eso que este escarabajo encarna también la voz de la otredad en el discurso de Marcos, porque los otros, al mirarnos, nos ven como otros siendo ellos un nosotros y nosotros hacemos otro tanto, pero a final de cuentas las diferencias no son tantas si reconocemos que aquí y allá somos lo mismo, somos humanos, ciudadanos del mundo sin importar el color, la lengua o el poder adquisitivo, pero los otros nos diferencian y nosotros les hacemos lo mismo porque no reconocemos que en la otredad también debe haber diálogo y equidad.
Siendo un pirata, Durito representa el afán combativo que permite enfrentarse al sistema para cimbrar la pirámide del poder, y eso se debe a que este personaje tiene la audacia, la valentía y la belicosidad para ir al abordaje y emprender cualquier conquista. En su otra faceta, cual Quijote de La Mancha es un deshacedor de entuertos, un valiente guerrero que con romanticismo defiende a los indefensos, libera a los cautivos y lucha por los más altos valores de la justicia como se estila en la andante caballería. Visto desde un punto de vista literario, este heterónimo creado por Marcos da un toque de antisolemnidad a lo que el guerrillero escribe en tanto que constituye un cambio de aliento que viene a romper un poco con la tensión que priva entre los posicionamientos políticos y la controversia que estos hayan podido provocar en su momento.
El otro interlocutor de Marcos, El Viejo Antonio es, podría decirse, diametralmente opuesto a Durito porque encarna la voz de los pueblos originarios que se manifiesta en su cosmovisión, dado que las palabras de este hombre de la Selva Lacandona llevan la sabiduría vertida en el Popol Vuh sobre el origen del mundo, de los hombres y de algunos de sus vicios y virtudes. Hombre paciente que sabe escuchar a la noche, la lluvia y a la ceiba, sirve a Marcos para expresar la compenetración de los indígenas con su entorno natural, que es la base del social, y no como en nuestras sociedades supuestamente civilizadas, en las que la sobrevivencia del entorno natural depende del entorno social. Un ejemplo de ello es el proyecto del Libramiento Sur, el cual implica afectar severamente un pulmón de la ciudad simple y sencillamente porque muchas personas de aquel lado de Morelia necesitan un acceso rápido, cuando la relación de valor debería ser a la inversa.
El Viejo Antonio, en términos políticos, ha representado en Marcos la capacidad para escuchar a los otros para entonces mandar sus señales a fin de entablar un diálogo más eficiente con la sociedad, pues así como a la selva no podemos imponerle una infraestructura que la dañe si es que deseamos conservarla, a los demás no podemos imponerles nuestras reglas pues aquello ya no será diálogo, será más bien confrontación y sometimiento del más fuerte al más débil, y el zapatismo jamás ha pugnado por ello.

La importancia de Detrás de nosotros estamos ustedes y de otros materiales bibliográficos de esta naturaleza estriba, como lo decía más arriba, en que constituyen la bitácora y crónica del zapatismo, un movimiento que tomó las armas con las ganas de no usarlas, armas que, como diría Marcos, no quieren ser disparadas porque el EZLN ha sido ante todo un movimiento social y político que busca la dignidad, el respeto y la memoria, no para arribar al poder destronando al gobierno ya que el oprimido, cuando detenta el poder, no tarda en corromperse para terminar siendo opresor. No, el EZLN ha sido liberador pero no en el plano bélico, sino que ha sido de liberación de conciencias, pues antes del 1º de enero de 1994 la palabra “indígena” se asumía como un insulto y ahora, 20 años después, es un rasgo de identidad de los pueblos originarios que, no obstante los logros del zapatismo, siguen requiriendo de la lucha de ellos que es de todos para alcanzar la justicia, la equidad y la posibilidad de un mejor futuro.

Celebremos pues 20 años del zapatismo contemporáneo en el plano público, pero hagámoslo enarbolando los ideales básicos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional: democracia, libertad y justicia.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Jorge te escucha, habla con él

Desde el 12 de marzo de 2009, eres el visitante número...

Clan Amaral

Clan Amaral
Blasón del Clan Amaral