Comenta

Comenta
Se produjo un error en este gadget.

20 de junio de 2013

Reglamentar más el transporte de carga

Tomado de El Universal
 http://www.eluniversal.com.mx/notas/929708.html
La tragedia ocurrida en días pasados en la Autopista Siglo XXI, cuyo lamentable saldo fue de siete personas muertas y catorce heridas, prende los focos de alarma en torno a una problemática cada vez más evidente en las carreteras y principales vialidades de las ciudades mexicanas: el doble remolque. Cualquiera que transite por una carretera en un auto compacto y sea rebasado por uno de estos desarmadores, sabe lo peligrosos que pueden ser pues el peso de estas unidades y las velocidades que alcanzan en rectas y pendientes imposibilitan al chofer, por muy experimentado que sea, a frenar repentinamente en caso de que algo se atraviese por su camino.
Recuerdo que hace algunos años, en un bloqueo que transportistas de carga hicieron en la capital del estado, los trabajadores del volante pedían a las autoridades regular el uso del doble remolque. En aquel entonces, ellos se quejaban de que con esta manera de transportar mercancía, las únicas ganadoras eran las empresas, pues se ahorraban el costo de una unidad, con lo cual, muchos operadores veían mermadas las ganancias de su trabajo. Después de los hechos ocurridos hace algunas semanas en el Estado de México, lo sucedido recientemente en San Ángel Zurumucapio y otros más que ahora se me escapan de la memoria, sería urgente que se impulsara una legislación que de veras regule la manera, a veces irresponsable, en que se transportan mercancías por las carreteras de todo el país.
Cierto, seguramente algunos opinólogos y reacios críticos del magisterio democrático han de estar rumiando su rencor social y diciendo “se lo merecen”, lo cierto es que eran ciudadanos ejerciendo su derecho a manifestarse contra aquello que consideran injusto (que en este caso lo es), pero lo mismo pudo suceder con los miembros de una peregrinación, un poblado de tantos que hay junto a las carreteras, una escuela, un retén policiaco o un grupo de automovilistas varados por cualquier contingencia ambiental.

Es hora de que así como la sociedad civil se ha organizado para pedir agua, que se combata a la delincuencia, empleo y un largo, larguísimo etcétera, también comience a hacerlo para exigir más seguridad en las carreteras frente a la irresponsabilidad de los conductores y la avaricia de las empresas que, con tal de ahorrarse los gastos que implica un camión, sobrecargan unidades y las lanzan al camino, con lo que arriesgan a la ciudadanía y a sus propios trabajadores.

Desde el 12 de marzo de 2009, eres el visitante número...

Clan Amaral

Clan Amaral
Blasón del Clan Amaral