Comenta

Comenta
Se produjo un error en este gadget.

12 de julio de 2013

Coletazos del dinosaurio

“Está de la chingada”, dijo Gustavo Madero el jueves 4 de julio en entrevista con Carmen Aristegui, cuando la periodista le preguntó cuál era su panorama de cara a las elecciones del pasado 7 de julio. La importancia a nivel nacional del pasado proceso electoral en catorce estados del país radica en que puede servir para vislumbrar lo que seguramente serán las elecciones de 2015 en otros estados, incluido Michoacán, y el proceso federal de 2018.
 Once asesinatos, un levantón, más de quince denuncias de amenazas y siete atentados (es lo contabilizado), además del robo de urnas y paquetería electoral más la reciente presunta desaparición de 92 morelenses en el estado de Veracruz, quienes habrían sido contratados por el PRI para cuidar casillas. Todos estos ilícitos contra candidatos, militantes, coordinadores de campaña, operadores políticos y familiares de personas involucradas en dicho proceso electoral y de distintos partidos dan un horizonte desalentador. Ya desde las pasadas elecciones de 2011 vimos cómo los poderes fácticos (como se les llama ahora para no comprometerse), en contubernio con el PRI y viceversa, enturbiaron lo que se suponía era un proceso ciudadano para elegir a los titulares de puestos de elección popular; y el proceso, como siempre, fue todo, menos del pueblo.
Lo que llama la atención de los últimos sucesos es que los focos rojos fueron aquellos estados gobernados por el PRI y las alianzas encabezadas por el longevo partido institucional, excepto Oaxaca y Sinaloa. En este tenor, no estamos más que frente a lo que ya se avecinaba desde 2011. En aquel entonces, quienes nos oponíamos al regreso del dinosaurio al Solio de Ocampo, lo hacíamos a sabiendas de que no era tanto que les interesaran las presidencias municipales, sabíamos que eso de un gobernador municipalista era, por decirlo de alguna forma, puro cuento (y los resultados ahí están, en los ayuntamientos que carecen de recursos para lo más básico: seguridad, infraestructura, generación de empleos). Sabíamos que para regresar a Los Pinos, y más con un candidato ignorante, acartonado y sin propuestas, debían empezar por lo más bajo de la pirámide gubernamental: los municipios, los cuales permiten ganar gubernaturas y curules que coadyuvan en el acceso a la silla grande; de arriba hacia abajo es prácticamente imposible consolidarse entre el grueso de la sociedad y eso lo sabe cualquier operador político: las gorras, el cemento, las despensas, el fertilizante, las bolsas, las tortas y todos los artículos promocionales se reparten entre el pópulo, no entre la cúpula, pues a ellos les llega otro millonario tipo de aliciente.
El pasado domingo pudimos ver al dinosaurio redivivo, ese mismo que es capaz de usar toda una maquinaria de Estado y de choque a fin de proteger sus feudos, a fin de mantener intocados los intereses electorales basados en la ambición por el poder y el dinero, por eso no es de extrañar que en los estados gobernados por el PRI todas las tendencias los favorecieran. A lo largo de las últimas semanas pudimos apreciar cómo el dinosaurio lanzaba coletazos para quitar de en medio cualquier estorbo, aún a costa de la legalidad y la integridad de muchas personas, eso nunca les ha interesado cuando de defender sus cotos de poder se trata y basta revisar la historia.
Si en 2011 y 2012 veíamos a un PRI que emergía de las catacumbas como un zombi pero con mucho dinero de quién sabe dónde, ahora lo vemos perfectamente restablecido en lo que siempre fue. Lamentablemente mucha gente no entendió -o no quiso entender- lo que implicaba el regreso del tricolor a Los Pinos, y ahora que está de vuelta y bien consolidado en los estados de la República y todo el aparato gubernamental de la Federación, será una odisea volver a sacarlo pues sabemos que el autoritarismo y el cinismo sustentan su forma de gobernar.
Por otro lado, ¿qué garantía tenemos de que con otro partido habría sido distinto?, y pregunto esto porque vimos que la oposición era nada más en las boletas pues, en cuanto se convocó, corrieron a firmar el Pacto por México, que sólo fue un acuerdo de sujeción; y cuando sus militantes reclamaron tal mansedumbre, los líderes nacionales del PRD y el PAN intentaron legitimarse diciendo “sí, el Pacto es de ellos, pero ahí hay propuestas de nosotros”, migajas, diría yo. ¿Y el afamado Adéndum?, caray, no es otra cosa que una forma elegante de decir “en eso no quedamos, corazón”.
Hace un tiempo alguien me hablaba de Morena, de cuando esta organización fuera partido político. Respetable opinión pues ojalá en Morena hubiera puros López Obrador, y aún así tengo mis reservas. Pero creo que la solución no es otro partido político cuando los que ya están (con sus estructuras anquilosadas unos y como negocio familiar otros) resultan tan costosos, cuando el IFE, el TEPJF y sus homólogos estatales salen tan caros a los ciudadanos. No. La solución sería que los partidos existentes realmente fueran congruentes, que la izquierda partidista no fuera sólo discursiva y estatutaria, que realmente fuera de acción y gobernanza; que Acción Nacional realmente constituyera el contrapeso (dejémoslo así) que fue hace algunas décadas y no sólo un sirviente empresarial, corporativo y eclesiástico. La solución no está en crear más partidos, la solución sería que los que hay realmente representaran los intereses de la ciudadanía y no una bolsa de trabajo para sus militantes durante las campañas.
En ese sentido, bien valdría la pena exigir el derecho a las candidaturas independientes, pero como ya se ha visto en Michoacán, parece que sale más fácil y barato fundar otro partido que ser candidato independiente. Sí, por donde se vea y como dijo Gustavo Madero: está de la chingada.

Desde el 12 de marzo de 2009, eres el visitante número...

Clan Amaral

Clan Amaral
Blasón del Clan Amaral