Comenta

Comenta
Se produjo un error en este gadget.

11 de octubre de 2013

Parquímetros, necedad institucional

Hace una semana pensé que frente a la oposición de la sociedad y diferentes actores políticos, la iniciativa municipal de los parquímetros quedaría en una iniciativa malograda; me equivoqué. En estos días, el Ayuntamiento de Morelia ha dicho -a través de varios funcionarios- que la medida no es recaudatoria, que es para darle movilidad al Centro, que es para incentivar el uso de medios de transporte alternos, que es para quitarle el control de las calles a los lavacoches, que es para cuidar el medio ambiente, que es para mejorar la imagen del primer cuadro de la ciudad y toda una perorata que me recuerda a Jesús Reyna cuando dice que Michoacán está en santa paz.
Cristina Portillo Ayala
Vámonos por puntos. Que la medida no es recaudatoria. En una nota de Patricia Monreal publicada el jueves 10 de octubre por este diario, se citan las declaraciones de la diputada perredista Cristina Portillo, quien ofreció datos interesantes. Entre lo que mencionó la legisladora local, resalta que serían 250 parquímetros para tres mil 775 cajones de estacionamiento, cobrando diez pesos por una hora y operando durante mediodía, lo que nos arroja un saldo de 453 mil pesos diarios, doce millones al mes y la nada despreciable recaudación anual de 163 millones de pesos, sumando las infracciones a quienes se pasen del tiempo establecido en el dispositivo o se estacionen en lugares prohibidos, que ya de por sí son muchos, tomando en cuenta el posible arrastre de la grúa y el pago por el corralón. No sé en Wililandia, pero de donde yo vengo a eso se le llama recaudar dinero, y si no es así, quiere decir que la concesionaria se quedaría con esos millones anuales, tantito peor; quizá por esa razón la empresa Factiblidad Urbana Total no cobró por el proyecto y el pobre Ayuntamiento se dejó envolver, como cuando un constructor patito vendió a Springfield un monorriel; sí, hablo de Los Simpson.
Que los parquímetros coadyuvarían a dar movilidad al Centro Histórico. El primer cuadro de la ciudad es un caos por donde se le mire, excepto entre la media noche y la madrugada. La falta de movilidad en el Centro no es a causa de los carros estacionados que no pagan, pues con los parquímetros seguiría habiendo vehículos aparcados, sólo que estarían generando los ingresos mencionados en el párrafo anterior. El asunto de la movilidad se resolvería, en primera instancia, de tres formas: cambiando el tipo de unidades del transporte público pues muchas, como las combis, son bastante pequeñas, por lo que, así vayan saturadas, llevan pocos pasajeros en comparación con la capacidad de transporte de un camión. En segundo lugar, en vista de que muchas vialidades del Centro Histórico son demasiado estrechas como para la circulación de camiones, se volvería necesario sacar al transporte público del primer cuadro de la ciudad, al menos de las calles Guillermo Prieto, Galeana, Abasolo, El Nigromante, Ocampo, Allende, Virrey de Mendoza y Morelos, permitiendo el paso sólo a automóviles particulares y taxis, pero el Ayuntamiento se enfrentaría a un gran problema gangsteril: Pasalagua y similares. Y en tercer lugar, que los operadores de las susodichas unidades y los pasajeros que las abordan aprendan a respetar la paradas establecidas, evitando subir y bajar donde les pega la soberana voluntad.
Que con los parquímetros se incentivaría el uso de medios de transporte alternos. Vivo en la salida a Quiroga, si me pongo en sintonía con el Ayuntamiento y decido dejar mi carro para ir al primer cuadro, tendría que pagar el camión que me saca del fraccionamiento y la combi que me lleva al Centro, quince pesos por un viaje de casi tres cuartos de hora, nada más de ida. Ahora supongamos que voy con mi familia, 45 pesos por 45 minutos de lentitud, sumando los baches de los carriles laterales de la Avenida Madero Poniente; si agregamos el regreso, son 90 pesos. Mi carro se gasta 50 pesos en gasolina de ida y vuelta, y esos 45 minutos de trayecto se convierten en 25 minutos de viaje cómodo y seguro. Ah, pero el hache Ayuntamiento habla de la bicicleta como medio de transporte, y yo pregunto, si usted vive en la Zona Conurbada (ya en Tarímbaro), en la salida a Charo o hacia donde su servidor tiene su morada, ¿se arriesgaría a irse en bicicleta al Centro? Lo siento pero en esta ciudad hay demasiados cafres como para andar en bicicleta.
Que los parquímetros ayudarían en materia ambiental. Las unidades que más contaminan en Morelia son las de carga y los microbuses, no los automóviles particulares, al menos no en la misma medida. Si realmente se quiere hacer algo contra las emisiones de los automotores, deberían empezar mejorando el parque vehicular del transporte público, pues aunque hay rutas como la Rosa, cuyas unidades son seminuevas y en buen estado, hay casos lastimosos como las rutas Alberca, Santa María, Panteón y Ruta 1, carros que ya deberían ser dados de baja debido a las grandes emisiones que, con las de camiones de carga que circulan por toda la ciudad, inundan a Morelia de smog y ruido. ¿Por qué no mejor, en lugar de hacerle al wanna be, se buscan mecanismos para renovar el parque vehicular de estas rutas que rodean y atraviesan la ciudad?, ¿o con los 163 millones de pesos anuales que recauden de las tragamonedas van a apoyar a los concesionarios para adquirir nuevas unidades? Si realmente quisieran ya lo hubieran hecho desde hace mucho.
Que los parquímetros darán una mejor imagen al Centro Histórico. Si el edificio del Hotel Alameda ya desentona bastante con la arquitectura de la colonia Centro de Morelia, no entiendo cómo es que los parquímetros darán una mejor imagen a la ciudad, ¿tan bonitos están que además de dar dinero embellecerán la ciudad? Volvemos al tema de lo wanna be, al querer ser. Imagine el Centro Histórico luciendo sus 250 parquímetros, ¿se vería bonito?, no, se ve igual, con la única diferencia de esos artefactos incrustados en las banquetas.
Lo de los lavacoches no lo saco a colación porque de eso hablé la semana pasada; más bien atendamos lo dicho por el ombudsman michoacano: la calle es de todos, no del Ayuntamiento, así que no tienen razón para cobrar impuestos para estacionarse, y si las autoridades municipales pretenden implementar esa medida recaudatoria defendidos y justificados por los políticos del PRI, que hagan la consulta ciudadana como ya lo pidió el Congreso local para que desde ahora haya transparencia en el proyecto, la concesión y los recursos que genere, eso si los ciudadanos lo aceptamos y el Ayuntamiento no continúa en su necedad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Jorge te escucha, habla con él

Desde el 12 de marzo de 2009, eres el visitante número...

Clan Amaral

Clan Amaral
Blasón del Clan Amaral