Comenta

Comenta
Se produjo un error en este gadget.

12 de agosto de 2008

Sobre López Obrador Vs. Loret de Mola

Adán:

Me pides hacer un ejercicio que considero inecesario. Todos pudimos ver que la campaña que desataron los opositores a AMLO fue una de las mas intensas que ha padecido cualquier actor político de nuestra historia. Además de presentarnos una entrevista con una infinidad de cortes (de por si todos vimos cómo el entrevistado era interrumpido cada vez que intentaba dar una respuesta) La edición justamente cuando vienen las respuestas del peje como por ejemplo cuando Loret le comenta todas las irregularidades que se vivieron en la elección interna del PRD. Justamente se hace la amputación ahí, cuando el peje comenta: "Si un reporte así hubieras leído en la elección del 2006 otra cosa sería".

Una cosa creo que todos tenemos claro; la voracidad de los medios de "información" televisivos. Me parece que Televisa ha mostrado en una infinidad de veces sesgo informativo hacia las actividades de AMLO. La mas reciente de Televisa y precisamente en el noticiero de Loret de Mola es la difuminación del rostro de Santiago Creel, uno de los promotores de la ley electoral que terminó afectando los intereses de los dos consorcios televisivos por miles de millones de pesos al evitar ese dispendio que se hizo en el 2006 y casi en 80% al duopolio. Los señores no le perdonaron a Creel el arrepentimiento que les despojaba de mucho dinero.

Una cosa es indiscutible, los conductores de los grandes consorcios televisivos reciben consigna para tratar suavemente y con cuidados de madre a ciertos invitados (casualmente todos de la clase gobernante) y con ciertos personajes se pueden llegar a ensañar en un claro ejemplo del "periodismo" selectivo que realiza el duopolio.

Para terminar te dejo algo que quizá ignores del comportamiento de Loret de Mola y que fue documentado por Jaime Aviles (el columnista de la Jornada) También te agrego "30 estrategias de linchamiento mediático en vivo"(es que no tiene los métodos que dicta el periodismo para conducir una entrevista adecuadamente) que algunos Sí percibimos en el manejo tendencioso que tuvo Loret de Mola durante la "entrevista".

En todo caso recomendar esta entrevista para "abrir los ojos" me parece desafortunado. Para abrir los ojos, los oidos y la mente de las personas y develar las "incongruencias" de López Obrador lo mejor es tener un continuo seguimiento de estos personajes. Por que recordemos que hubo entrevistas de televisa a Vicente Fox que lo hicieron parecer un "hombre de Estado" y la gente lo votó. Una entrevista para entender el proceso tan difícil que hemos vivido en México no basta. Te invito para pegarte. Como bien dijo Julio Hernández López:

"Carlos Loret de Mola fue ayer impaciente y cortante, obsesivo en la búsqueda de descarrilar declarativamente a su presunto invitado, faccioso en cuanto se transmutó en contrincante dispuesto a saltar verbalmente encima del visitante para romperle el ritmo discursivo, de por sí lento, y para oponer a la visión y el verbo del malamente entrevistado las opiniones y deducciones de un anfitrión que manejó una “apertura” informativa, luego de año y medio de golpeteo, como una concesión personal o como el cumplimiento forzado y de mal humor de un trámite necesario para que la contaminadora empresa y sus empleados puedan adjudicarse un falso engomado de verificación democrática."

Te mando un gran saludo

Jaime Avilés

Al amanecer del jueves 7 de abril de 2005, mientras decenas de miles de personas caminaban en la oscuridad rumbo al Zócalo donde el jefe del Gobierno del Distrito Federal iba a despedirse de sus gobernados antes de comparecer frente al Congreso de la Unión que tenía previsto desaforarlo, Carlos Loret de Mola dijo a través del Canal 2 de Televisa:

“Dentro de algunas horas, López Obrador puede destrozar la economía nacional...”

El pánico del metrosexual favorito de Emilio Azcárraga y Bernardo Gómez era palpable. La ultraderecha, como se sabe, no se caracteriza por sus conocimientos políticos sino por sus prejuicios, basados fundamentalmente en el odio de clase. Y Carlos Loret de Mola es un hombre de ultraderecha.

Aquella mañana, López Obrador no sólo no “destrozó” la economía nacional, todo lo contrario, con su discurso conciliador frente al pueblo y con su brillante Yo acuso ante los legisladores, que reafirmó la fuerza de sus principios pero también la gobernabilidad, hizo que la Bolsa Mexicana de Valores subiera tres puntos. Loret de Mola ni siquiera pidió disculpas por su histérico exabrupto.

Meses después, al comentar el proceso político de Bolivia donde una elección democrática elevó a la presidencia al líder indígena Evo Morales, Carlos Loret de Mola se refirió en los siguientes términos a la designación de la señora procuradora de justicia:

“El boliviano Evo Morales nombró hoy procuradora de justicia a la líder del sindicato de trabajadoras domésticas... Imagínense ustedes, ¡una chacha al frente de la procuraduría!”.

Dos episodios más enriquecen la fichita de Loret de Mola.

Febrero de 2006. Una explosión genera una temperatura de 595 grados centígrados a 150 metros bajo tierra en los túneles de la mina Pasta de Conchos. El flamazo provoca el derrumbe de las galerías donde trabajaban 65 mineros del turno de las 12 de la noche a las 6 de la mañana. Todos mueren instantáneamente.

Carlos Loret de Mola lo sabe, por supuesto que lo sabe, pero llega al lugar de los hechos y empieza a transmitir en vivo desde las instalaciones de la mina, donde los familiares de los pobres hombres sepultados lo escuchan con esperanza cada vez que el metrosexual declama ante las cámaras su “fe” en que un “milagro” permitirá que los mineros sean rescatados con vida. E invoca teatralmente a Dios y a la Vírgen.

La pésima telenovela es un reality show que explota sin piedad la tragedia para elevar el raiting y con éste las ganancias de Televisa, mientras Azcárraga y Gómez sonríen al ver cómo su delfín se burla de la desgracia de los pobres.

Pero el deplorable espectáculo persigue, y vaya que logra, el fin de ganar tiempo para que la empresa dueña de la mina, el Grupo Minera México, proteja sus acciones en la Bolsa de Valores e impida que éstas se desplomen cuando se haga el anuncio oficial de que los 65 mineros están muertos.

Y el anuncio llega, efectivamente, al quinto día de la tragedia, que por casualidad es viernes, y sale al aire a primera hora de la tarde, cuando la Bolsa ha cerrado ya. Concluida su misión, Loret de Mola se retira firmando autógrafos.

Semanas después, la policía captura a dos presuntos secuestradores, un mexicano y una francesa. Televisa acompaña a los agentes a realizar la detención en un rancho sobre el camino viejo a Cuernavaca en las faldas del Ajusco. Pero algo sale mal.

La francesa alega que ella no estaba al tanto de las activididades delictivas de su novio y exige, y consigue, que su embajada proteste ante el “gobierno” de Vicente Fox porque fue obligada a actuar contra su voluntad para un espectáculo de televisión... ordenado por Carlos Loret de Mola.

En entrevista para La Jornada, la pobre mujer narra que la policía la detuvo en el rancho de su novio pero no se la llevó a las instalaciones de la procuraduría sino hasta 24 horas después. ¿El motivo? Televisa quería grabar minuto a minuto la “captura” y tanto los comandantes encargados de la operación como los presuntos delincuentes debían esperar a que el reportero Pablo Reynah y las cámaras y el camión-estudio estuvieran listos.

Cuando la queja de la francesa fue conocida públicamente, Azcárraga y Gómez protegieron a Loret de Mola corriendo a Reynah, al que culparon de todo y no conformes con ello lo boletinaron para que ninguna empresa de comunicación lo vuelva a contratar.

La Hora del Pueblo, desde aquí, le pide a Pablo Reynah una entrevista para que el público sepa directamente de sus labios qué es lo qué pasó y cómo es la vida en Televisa bajo las órdenes de Loret de Mola.

30 estrategias de linchamiento mediático en vivo.

Esta “pequeña” lista, está dedicada al flamante locutor (que no periodista, ojo) que el día de ayer, 1 de abril nos dio una lección ejemplar de cómo conducirse en el ring mediático, especialmente el ring cobijado por televisa.

1.- Comenzar trivializando la entrevista. Ejemplo: llamar asuntos de Estado a la serie mundial o el caso Hugo Sánchez.

2.- Dejar entrever un caso que la opinión pública reprobó anteriormente, para poner ésta idea en el público antes de empezar la entrevista. Ejemplo: juego de palabras entre Los Cardenales (equipo de béisbol) y los cardenales de la iglesia católica.

3.- Reforzar la trivialización con algunas risas socarronas forzadas y algún comentario que degrade aún más el tema a tratar. Ejemplo: pasemos a temas más triviales; su candidatura.

4.- Forzar ecuaciones para tergiversar el discurso del adversario-acusado-entrevistado. Ejemplo: saqueo = privatización = fraude en el PRD (sic).

5.- Cuestionar la autoridad moral del entrevistado para opinar sobre algunos temas. Ejemplo: equiparar la elección presidencial con la elección interna del PRD, en la que se supondrá de antemano que el entrevistado tiene tooooodo que ver.

6.- Minimizar el linchamiento mediático adjudicando la responsabilidad de la amplificación de un conflicto a las partes en conflicto. Ejemplo: todo lo que hemos dicho nosotros palidece frente a lo que se dicen entre ustedes.

7.- No cuestionar a las fuentes adecuadas para dar las respuestas que uno busca, y mejor buscar cuestionar a la figura más visible. Ejemplo: si vamos a hablar sobre una elección fraudulenta en el PRD, no cuestionar a la comisión de vigilancia o el órgano correspondiente, sino al militante más mediático (es decir AMLO).

8.- Burlarse de consignas anteriormente expresadas por el adversario-acusado-entrevistado para restarle importancia. Ejemplo: ¿Quiere un recuento “Nota por nota”?

9.- Cuando el adversario-acusado-entrevistado esté a mitad de un argumento, interrumpirlo para jalarlo al tema que más me conviene ventilar. Ejemplo: Entrevistado - … lo que pasa es que la comunicación…Entrevistador – hablemos del PRD.

10.- Minar la credibilidad del adversario-acusado-entrevistado dejando en claro que no le crees una sola palabra de lo que dice. Ejemplo: Hacer gestos de incredulidad y después rematar diciendo no le creo.

11.- Equiparar dos conceptos completamente diferentes para alegar una falsa incongruencia del adversario-acusado-entrevistado. Ejemplo: comparar una elección de estado con el hecho de que un militante de un partido se exprese a favor de un candidato en la elección interna de un partido, aún sabiendo que una de estas acciones es ilegal y la otra no.

12.- Sintetizar conceptos distintos para obtener uno nuevo que realmente deje sin sentido las acciones del adversario-acusado-entrevistado. Ejemplo el presidente legítimo del PRD se pronunció a favor de un candidato.

13.- Cuando se muestran materiales videográficos para poner en contexto la entrevista, y se recurra al efecto de pantalla doble, no poner la cámara de frente al adversario-acusado-entrevistado para mostrarlo desinteresado, desgarbado y/o irreverente al no ver de frente la cámara.

14.- Erigirse como voz pública para corresponder con el lineamiento goebbeliano de “todos piensan que…”. Ejemplo Nadie se la cree que es presidente legítimo.

15.- Expresar con onomatopeyas, gestos o afirmaciones prematuras la sensación de que lo que dice el adversario-acusado-entrevistado ya está muy gastado. Ejemplo: Entrevistado – reconocieron las irregularidades…Entrevistador – si si si si si (puede ir acompañado de un manoteo).

16.- Posponer el tema que, en teoría sería el eje de la entrevista. Ejemplo: si si, ahorita te dejo hablar del petróleo.

17.- Presionar al adversario-acusado-entrevistado para que exprese la opinión que yo quiero expresar. Ejemplo: bueno, ya dígame entonces es mejor anular la elección, ¿no?

18.- Equiparar a dos personajes distintos en circunstancias distintas para aumentar la confusión en el público (similar a la estrategia no. 11). Ejemplo: Comparar a Vicente Fox cuando expresó su preferencia por un candidato presidencial con Cuauhtémoc Cárdenas cuando pide la anulación de la elección interna del PRD.

19.- Utilizar frases coloquiales, cuyo uso es generalizado en las escuelas primarias y secundarias para hacer enojar a alguien. Ejemplo: Eso sí calienta.

20.- Nunca dejar al adversario-acusado-entrevistado terminar una respuesta cuando quiero demostrar su incongruencia. Ejemplo: interrumpirlo hasta el punto en el que el entrevistado diga ¡No me dejas terminar!

21.- Repetir insistentemente una pregunta que ya contestó el adversario-acusado-entrevistado para tratar de obtener la respuesta que quiero. Ejemplo: Entrevistador: ¿Van a tomar carreteras? Entrevistado: no Entevistador: …pero ¿van a tomar carreteras? ¿no van a tomar carreteras?

22.- Tomar algún prejuicio racista o sexista e implantarlo a la fuerza en el discurso del adversario-acusado-entrevistado. Ejemplo: o sea, las mujeres por delante.

23.- Sacar de contexto cualquier frase del adversario-acusado-entrevistado para sacarle jugo. Ejemplo: usted dijo que iba a haber violencia el 24 de febrero.

24.- Ser condescendiente con el adversario-acusado-entrevistado e incluso usar con él las frases con las que le enseñas a tu mascota a no morder. Ejemplo: tranquiiiiilo tranquiiiiiilo shhh.

25.- Cuando haya oportunidad, recordarle al adversario-acusado-entrevistado que se le está contando el tiempo al aire y sugerir sutilmente que hasta debería agradecer por el tiempo que se le asignó de entrevista. Ejemplo 1: Entrevistado – Estoy conciente de los tiempos de la televisión. Entrevistador – Pues no parece. Ejemplo 2: ya lleva 40 minutos de entrevista. Ejemplo 3: lleva 10 minutos hablando de ese tema.

26.- Comparar al adversario-acusado-entrevistado con algún personaje que no sea de su agrado, o incluso con adversarios políticos. Ejemplo: Comparar a AMLO con Fecal.

27.- Tratar al adversario-acusado-entrevistado como ignorante o persona con facultades mentales diferentes. Ejemplo: a ver, léeme éste parrafo.

28.- Justificar el linchamiento mediático aduciendo que no se le está haciendo promoción al invitado en cuestión. Ejemplo: Esto es entrevista, no spot.

29.- De preferencia, poner al invitado físicamente descubierto completamente sin sentarlo ante un escritorio o en un sillón para provocarle la mayor incomodidad posible. Incluso, ponerle una silla con el respaldo muy inclinado, para que, en cuanto se recargue, se vea desgarbado o desinteresado.

30.- Siempre mantener una actitud de superioridad física e intelectual con el adversario-acusado-entrevistado, aunque esto no tenga fundamento.

Gracias Loret de... como se llame por recordarnos la razón de hacer medios alternativos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Jorge te escucha, habla con él

Desde el 12 de marzo de 2009, eres el visitante número...

Clan Amaral

Clan Amaral
Blasón del Clan Amaral